¿CARSO, KARST, CARST…?

Traducir

Unos días atrás, en la red Ixtazochitla, compartíamos alunas reflexiones sobre el tema que da título a esta nota. ¿Son correctos todos estos términos para un relieve que abarca casi el 20% de las tierras emergidas del planeta (Fig. 1)? ¿Alguna preferencia? ¿Alguna regla gramatical?

Fig. 1. Mapa de la distribución de las áreas cársicas, tomado Ford y Williams (en Ford, Derek C. y P. Williams, 2007: Karst hydrogeology and geomorphology, John Wiley & Sons Ltd, England, 567:

Carso no es un término en español. Es italiano, por lo que no se trata de un problema de traducción. La historia es la siguiente.

Jovan Cvijic (Fig. 2) fue un notable científico serbio que sentó las bases de los estudios modernos del karst en la fecunda transición científica que tuvo lugar entre los siglos XIX y XX. Nació el 11 de octubre de 1865 (septiembre 29 según el Calendario Juliano) en Loznica, en la época que Serbia, adscrita al Reino de Hungría, era parte del Imperio Austrohúngaro y falleció en Belgrado el 16 de enero de 1927. Su contribución al conocimiento del karst fue notable, comenzando por haber generalizado y divulgado el término karst (Fig. 2), versión alemana del local Krs, “campo de piedras”, con el que se designaba el paisaje cársico de la región entre Trieste y Ljubljana para, desde entonces y con ligeras variantes, designar los relieves semejantes en todo el mundo. La región, hoy conocida como el Karst Clásico (Fig. 3), “ha recibido los nombres de Karst, Carso y Kras, según perteneciese al Imperio Austrohúngaro (hasta 1918), a Italia (hasta 1945) o a Yugoslavia (hasta la desaparición de la República Federativa de Yugoslavia, en 1991; aunque el término que predomina en la literatura es el de karst” (Gézé, B. (1968): La Espeleología Científica. Edic. Martínez roca, Barcelona, 191:

Fig. 2. Jovan Cvijic (Loznica, 11 de octubre de 1865 — Belgrado, 16 de enero de 1927).
Fig. 3. Facsímil de la primera edición del clásico Das Karstphänome (Los fenómenos cársicos), quizás la primera obra en que se describen de manera sistemática y ordenada las morfologías del hoy Karst Clásico.

En España, por ejemplo, se usa la versión “carst” por muchos autores, que no deja de resultar singular por su sonoridad y que solamente sustituye la k del alemán por la c, más común. De ahí que sea común en la literatura hispana, de donde ha derivado a muchos países que tenemos a España como Madre Patria, el término cárstico y aún más carstificación. Otros lo suavizan. En cuba se adoptó por muchos autores clásicos el término carso y, consecuentemente se habla de carsificación.

Pero tal no es el único caso.

Ahondando en el tema, hace unos días comentábamos en la página FB Cuba Subterránea (Gestionar sobre la base del conocimiento. http://cubasubterranea.com/gestionar-sobre-la-base…/…) que la terminología con la que se designan las formas y procesos del karst son heredados de otras lenguas, dialectos e idiomas. Fueron introducidos por los autores clásicos, los que sentaron las bases de esta disciplina (y a los que hay que leer y estudiar), sobre la base de denominaciones locales o regionales. Al incorporarlas al lenguaje científico suele pasarse del coloquial al conceptual y, éste, suele desconocerse o no se le da la menor importancia. A veces esos términos se traducen…otras se transforman y otras se generalizan a países ajenos. Para los autores clásicos del Karst Dinárico, sobre todo Cvijic, pero no el único, era impensable –por ejemplo- usar el término cenote (del maya d´zonot), simplemente porque son formas del relieve cársico que no existen allá. Pero trajimos al Trópico, de manos de los europeos los términos dolina, ponor, polje, uvala que sustituyeron o intentaron sustituir los términos locales.

Cvijic, sus contemporáneos y sus seguidores, escribieron en alemán, no solo por ser el idioma del Imperio Austro Húngaro, sino también porque hasta bien entrado el siglo XX fue el idioma de la ciencia, por excelencia. Para los relieves equivalentes en Francia, por ejemplo, domina de antiguo, pero ha caído en desuso el término Causse. Los Causses franceses fueron uno de los escenarios estupendos de Martel (Fig. 4) en el inicio del siglo XX de sus exploraciones espeleológicas.

Fig. 4. Eduardo Alfredo MarteL, fundador de la Espeleología moderna (Pontoise, Francia, 1 de julio, 1859-Montbrison, Francia, 3 de junio, 1938)

En Estados Unidos, luego de cierta reticencia y sustituir los relieves con el término de carbonate terrains, desde hace décadas ha tomado prevalencia el término karst, tal vez desde su parentesco sajón, pero igual es el que domina en la literatura internacional. Fundamentales instituciones de EEUU lo han adoptado, como el Karst Waters Institute, que preside George Veni, actual presidente de la UIS y tan así, las propias comisiones de la UIS.

En el curso de este intercambio en las redes un amigo me preguntó cuál yo usaba. En una mezcla que no me molesta, como buen cubano, utilizo karst para el relieve y carsificación (sin k y sin t) para el proceso. Bien disfrutado en el admirable, tropicalísimo y real maravilloso lingüístico ajiaco cubano de nuestros etnólogos.

Leslie Molerio

Leslie Molerio

Miembro Ordinario de la Sociedad Espeleológica de Cuba