Traducir

CUEVAS QUE SE ABREN AL MAR

Pedro Luis Hernández Pérez

Pedro Luis Hernández Pérez

Miembro Ordinario de la Sociedad Espeleológica de Cuba

Poza de Juan Claro

Al amanecer nos dirigimos a explorar la Poza de Juan Claro. Estos ríos subterráneos que desembocan subterráneamente en las costas de Cuba son el resultado de los procesos erosivos-disolutivos, en la roca carbonatada de Guanahacabibes.

Ellos emergen como potentes ríos terrestres, que van a dar con sus aguas al mar, y corren bajo el diente de perro o seboruco costero, provenientes de fuentes de aguas terrestres que se mueven a través de largas grietas y espeluncas del Istmo.

La poza de Juan Claro debe su nombre, según el geógrafo Manuel Acevedo Gonzáles, en su folleto “Guanahacabibes” a ser el lugar donde se refugiaba el pirata criollo así denominado.

La cueva tiene la entrada a través de una gran dolina de corrosión y desplome. Ello ha facilitado el derrumbe de la bóveda del techo, total o parcialmente. En el fondo de la misma se observan los bloques del antiguo techo.

Esta claraboya tiene un diámetro de 120 m de ovalamiento, con su extremo WSW abierto al mar y una profundidad de 4 m. Desde la desembocadura hasta la entrada de la cueva presenta 48 m de longitud.

En el punto donde se abre la boca sub-acuática que da acceso a la espelunca que desarrolla un total de 46 m de una galería, totalmente cubierta por las aguas, medidos por el excelente buzo, Pedro Luis Dorta, en la década de 1980.

Su entrada presenta un eje inicial noroeste-sureste, dejando incógnitas en esta dirección, para luego desarrollarse franco sur-norte., colmatada por las aguas. Su entrada presenta un eje inicial NW-SE, deja una incógnita en esta dirección, para luego desarrollarse casi franco norte-sur.

Al final de ella existen grietas a través de las cuales se puede seguir explorando, pero con mejor tecnología para el buceo.

En el último rescate por la muerte de tres espeleo-buceadores. El actual doctor y biólogo, Abel Pérez, logró rebasar ese paso estrecho y alcanzó los 60 m de longitud. Él declaró que quedaba aún posibilidades de seguir explorando.

En dicha espelunca ocurre un curioso y peligroso proceso físico-químico, cuando se mezclan el agua dulce con el agua salada se produce una turbulencia y la visibilidad se vuelve muy turbia como es normal.

Este proceso se agrava cuando existen cambios de mareas, en pleamar el agua penetra y su corriente es muy fuerte hacia adentro, y en bajamar ocurre el proceso inverso, y es el momento en que se puede ver borbotear el agua dulce en la superficie de la caleta.

Esta cavidad se abre sobre la formación geológica más joven de Cuba (Jaimanita), sin embargo, el breve ancho en superficie que tiene dicha formación, permite predecir al menos que se extiende, al menos, a lo largo de la formación Vedado.

Esto es interesante porque dicha grieta podría perfectamente ampliarse a partir de la zona de contacto que puede conducir a cavernas alargadas. Incluso pudiera ramificarse en otras galerías que pudieran estar secas y abiertas a la superficie.

Esta es una tarea de exploración de terreno que esta pendiente a menos de un kilómetro existe una grieta paralela a la costa, que es parte del sistema de agrietamiento local que ha dado origen a la cueva de Las Perlas.

En el supuesto caso teórico que ambas grietas se encuentren, lo cual es muy común en la región, existe la posibilidad de un mayor desarrollo subterráneo. La tesis tiene un mayor fundamento cuando se analiza la historia de los movimientos de acceso y descenso del nivel del mar.    

Un ejemplo de análisis aún no hecho es el análisis de las formaciones secundarias en su interior, donde se pueden estudiar varias columnas. Manifestaciones de uno de sus períodos de formación cuando esta cavidad se encontraba desaguada por encima del nivel del mar.

Según algunos especialistas estas oscilaciones tuvieron un rango de más-menos cien metros. Al parecer con la última glaciación y el ascenso del nivel del mar a nivel mundial, esta cavidad quedó totalmente sumergida.

A la entrada es donde se aprecian varias de estas columnas y bloques provenientes del antiguo techo de la actual dolina de acceso. El perfil de la cueva da una ligera inclinación en su entrada con un desnivel de diez metros, para finalmente retomar el cauce del río subterráneo horizontalmente.

A diferencia del resto de la provincia de Pinar del Río, cuya basculación es hacia el sur. El bloque que forma la Península de Guanahacabibes, bascula al inverso, hacia el norte. lo que es un índice a tener en cuenta, en esta teoría.

Por esta caleta de setenta metros de largo, por cuarenta y cinco metros de ancho entró una de las muchas expediciones del Ejército Libertador que realizara el vapor “Three Friends”, al mando del brigadier Joaquín Castillo Duany, durante la guerra de 1895.

A partir de todas estas incógnitas existen grandes secretos que hacen una gran atracción para futuro de los estudios carsológicos y espeleológicos de las cuevas que se abren al mar en Guanahacabibes.

De Cuba Pasaje a la Naturaleza. Guanahacabibes XLVIII

Login with your Social Account

Mantente Informado, Suscríbete

Semanario CUBA SUBTERRANEA