Traducir

EL MURCIÉLAGO FANTASMA

Yamile Luguera

Yamile Luguera

Especialista del Centro de Investigaciones Marinas (CIM) | Miembro Ordinario de la Sociedad Espeleológica de Cuba

Casi un cuarto de las especies vivientes de mamíferos son murciélagos, y estos superan a todos los demás en diversidad ecológica, densidad poblacional, y distribución mundial. El Mormoops blaimvilei es uno de los estudiados de aspecto más extraño.
 
La numerosa presencia de murciélagos resulta esencial para el equilibrio de la naturaleza. Habitan en todo el planeta, excepto en los polos. Figuran entre los animales más importantes del mundo por sus multifacéticos servicios ambientales.
 
Pertenecen al orden Chiroptera, el segundo mayor en número de especies; solo la especie humana lo supera en cifra de individuos y distribución mundial. 
 
No son ciegos, pero utilizan la ecolocalización para orientarse cuando vuelan en la oscuridad  y son los únicos mamíferos voladores que existen.
 
Son seres muy parecidos a los humanos; en sus extremidades superiores aún se puede observar el codo, antebrazo, muñeca y mano con cinco dedos, a pesar de su transformación en alas.
 
Durante el proceso evolutivo de estos mamíferos, los metacarpianos y falanges de la mano se alargaron considerablemente, excepto el dedo pulgar que no se  modificó; también desarrollaron membranas entre las extremidades.
 
El murciélago de mayor antigüedad conocido es el Icaronycteris index, según afirma Gilberto Silva Taboada, renombrado estudioso de los quirópteros, en su libro Murciélagos de Cuba;  su fósil con 50 millones de años, fue descubierto en los sedimentos de un lago en Wyoming, Estados Unidos. 

La dentición de este ancestro y otros ya extintos, también de la misma era geológica, demuestran que los primeros murciélagos fueron estrictamente insectívoros y es por esta razón que la mayoría hoy se alimentan de insectos.

La mayor cantidad de especies vivientes y extintas que se conocen en las Antillas llegaron desde las áreas continentales caribeñas, en el periodo cuaternario (última división principal  de la era Cenozoica; incluye los periodos Pleistoceno y Holoceno, en el que vivimos actualmente.

En el mundo hay 2 sub órdenes, los megaquirópteros y los microquirópteros. Hoy en Cuba existen 26 especies del orden microquiróptera, de las cuales 7 son endémicas de la Isla.

Hay características que hacen únicos a los murciélagos, una de ellas es que además de las jirafas son los únicos mamíferos que pueden girar la cabeza para mirar directamente hacia atrás.

La maniobra que un murciélago debe realizar para colgarse de cabeza, ha determinado evolutivamente que sus extremidades inferiores hayan rotado hacia atrás, dando la impresión de que sus rodillas doblan en sentido contrario a las de los demás mamíferos.
 
De hecho, cuando se cuelgan cabeza abajo sujetados por las uñas de los pies, su propio peso moviliza tendones que cierran firmemente los dedos del pie para lograr un anclaje seguro mientras duermen.

El murciélago cara de fantasma (Mormoops blaimvilei) vive en Bahamas, Cuba, Jamaica, La Española, Puerto Rico, Isla Mona e Isla Gonave. En Cuba se localiza en casi toda su extensión, menos en la Isla de la Juventud y algunos sectores del oriente cubano.

La mayoría de los murciélagos no tienen nombre común, pues los humanos nombran a los animales visibles y en el caso de los quirópteros, no son fáciles de observar, pero algunos investigadores han nombrado unos pocos. Entre, ellos este por su aspecto; es de tamaño mediano, la longitud de sus alas extendidas está entre los 30 y 34 cm, de hocico corto y sin hojuela nasal.

Sus orejas se sitúan próximas a la frente, muy abiertas y tan cortas que apenas sobresalen del pelaje, que es denso, suave y largo, su color varía del canela pálido al canela rojizo.

Los ojos casi no se le definen, prácticamente forman parte de las orejas. El labio inferior está provisto de complicados pliegues y dobleces, se alimenta exclusivamente de insectos que caza en pleno vuelo, entre ellos están las mariposas y los escarabajos.

La actividad alimentaria, que realiza durante la noche no se interrumpe con las bajas temperaturas del invierno, se ha visto cazando hasta con 8 grados de temperatura ambiente.

Su vuelo es extremadamente rápido a su regreso al refugio, vuela a mayor altura que otras especies de su familia, produce un fuerte zumbido, que no se parece al de ningún otro murciélago cubano, por esto resalta enseguida ante el ojo entrenado de los especialistas.

Los individuos de esta especie son estrictamente cavernícolas, prefieren para su reposo diurno espeluncas húmedas y abrigadas, de alta estabilidad climática, incluidas las llamadas cuevas calientes (lugar con características físicas adecuadas para que los murciélagos habiten en decenas de miles transformando el ambiente, con índices de temperatura y humedad extremadamente altos).  

En el refugio puede coincidir en espacio con todas las especies de murciélagos cavernícolas del territorio, pero no acostumbran a formar colonias mixtas, suelen poblar un espacio en número alto de entre 10 mil y 15 mil individuos.

Es imposible confundirlo con algún otro murciélago cubano, la combinación de color y la estructura de las orejas, que apenas sobresalen del pelaje, lo distinguen de inmediato.

El mayor número de hembras gestantes se observan entre abril y mayo, y la lactancia materna puede durar hasta septiembre.
Un depredador ocasional de esta especie puede ser la lechuza y el gato jíbaro, no se conoce de otros.

En la cueva Torrens, la más extensa y laberíntica de la joven provincia de Mayabeque, se observa una abundante colonia de esta especie, alojada en un área baja y de difícil acceso. En el estudio realizado por los grupos Pedro A. Borrás y Tageni, de la Sociedad Espeleológica de Cuba, no se observaron otras especies, solo el murciélago fantasma.

Un depredador tan importante de los insectos, debe ser conservado para eliminar las grandes plagas, incluyendo las de mosquitos, tan dañinos y que afectan a la población con las enfermedades que trasmiten.

Login with your Social Account

Mantente Informado, Suscríbete

Semanario CUBA SUBTERRANEA