Traducir

MARAVILLAS MALACOLÓGICAS DE LA ISLA DE LA JUVENTUD

Jane Herrera Uria

Jane Herrera Uria

Bióloga Especialista en Malacología

Las islas han inspirado a muchos biólogos desde las primeras exploraciones científicas hace más de dos siglos atrás. Desde los tiempos de Darwin y Wallace, la investigación de las biotas isleñas ha contribuido sustancialmente al entendimiento de la formación de las especies, la radiación adaptativa, los ensambles comunitarios y las extinciones. A pesar de esto, el estudio de los diferentes grupos de invertebrados, en especial los moluscos, de nuestra fauna caribeña es aún insuficiente en contraste con la alta biodiversidad y endemismo que posee nuestro país.

En la Isla de la Juventud, antiguamente Isla de Pinos, habitan muchos moluscos que además de ser interesantes son considerados especies emblemáticas dentro de la malacofauna terrestre de Cuba. La mayor parte de estos atrayentes caracoles de tierra pueden ser encontrados en las montañas de naturaleza marmórea al norte del territorio pinero, las cuales reciben por nombre Sierra de las Casas, Sierra de Caballos, Sierra Chiquita, Sierra Colombo y Sierra Bibijagua.

Sin duda alguna, las especies del género Priotrochatella Fischer, 1893 son de las más bellas representaciones del endemismo local que caracteriza a los moluscos de la Isla de la Juventud. El género pertenece a la familia Helicinidae y tres de las especies: Priotrochatella constellata (Morelet, 1847), P. stellata (Velazquez en Poey, 1852), y P. torrei Clapp, 1918, son cubanas mientras que Priotrochatella josephinae (Adams, 1849) vive en Jamaica.

Otro ejemplo que representa un emblema para esta localidad son las dos especies del género Pineria Poey, 1854 que pertenece a la familia Urocoptidae, la más numerosa de Cuba y como bien indica su nombre a los miembros de dicha familia siempre se les encuentra sobre piedras. Ambos caracoles son de pequeño tamaño: Pineria terebra conocida popularmente como “tornillo pinero” y Pineria beathiana, bautizada así en 1851 en honor a Guillermo Beath, uno de los discípulos de Gundlanch quien colectara esta especie en Sierra de Caballos durante el viaje de ambos a este sitio. 

Glandinella poeyana (Pfeiffer, 1854) es otro hermoso y carismático representante de la malacofauna local pinera y en 2016 reportamos como nueva localidad de esta especie los paredones calcáreos de Sierra Bibijagua. Pertenece a la familia Oleacinidae, siendo todos sus representantes carnívoros ya que se alimentan de otros caracoles más pequeños a diferencia de la gran mayoría de los moluscos terrestre que son hervívoros o detritófagos, es decir que son comedores de plantas, líquenes, hongos y de materia vegetal en descomposición.

Si bien es cierto, que la mayoría de estos invertebrados se localizan al norte del territorio pinero, el sur de la isla nos resulta muy interesante también ya que en 2015 describimos dos nuevas especies del género Cochlodinella en Carapachibey y Punta del Este, siendo además la primera vez que se conocía la existencia de representantes del género en este sitio.

La Isla de la Juventud atesora todas estas maravillas naturales que poseen un valor inigualable en cuanto a endemismo y biodiversidad, pero desafortunadamente también existen amenazas directas hacia la conservación de muchas de estas poblaciones de caracoles y babosas, ya que estos moluscos por su baja movilidad y lento movimiento son vulnerables cuando existe degradación y/o pérdida del hábitat. En este caso podemos mencionar el peligro actual que representan las canteras para la extracción del mármol que se ubican en Sierra de las Casas y Sierra Colombo, exponiéndose así una vez más un escenario contradictorio entre el desarrollo económico de una región y la conservación de sus valores nativos.

Login with your Social Account

Mantente Informado, Suscríbete

Semanario CUBA SUBTERRANEA