ORLANDO SOTOLONGO ESCOBAR EJEMPLO DE UN GRAN HOMBRE

Corría el año de 1985 cuando llegaba este escribidor a Pinar del Río y encontraba trabajo en la Delegación Territorial de la Academia de Ciencias de Cuba. Un hombre que laboraba con Alberto Jaula Botet y Aldo Luis Ramos. Andaba en un motor con sidecar Niéper ruso y marcha atrás (todo un adelanto tecnológico para los cubanos).

Hacía también las funciones de fotógrafo en la Delegación con una telefoto Zenith que nos volvía locos a los amantes de la fotografía. Ese hombre se llama Orlando Sotolongo Escobar. Desde el mismo momento en que nos conocimos tuvimos total empatía y juntos hemos soñado grandes y pequeños proyectos, de los cuales muchos de ellos, hemos llevado a cabo.

Nació el 26 de diciembre de 1955 en La Habana. Expediciones tras Expediciones de campo, para hacer estudios de bosques y plantas, cavernas, explora kilómetros de sierras y llanuras, nos hermanaron en la vida. Orlandito como le llamo, ha sido ejemplo de autosuperación y emprendimiento.

Graduado de Ingeniero Agrónomo ha dedicado toda su vida a la naturaleza cubana. Además de trabajar como agrónomo en el Ministerio de la Agricultura de Pinar del Río. Ha estudiado botánica, geografía de Cuba, marketing, desarrollo turístico de naturaleza y cine. Alcanzó la titulación de investigador Agregado de la Academia de Ciencias de Cuba.

Miembro del equipo de redacción y fotografía de la colección Cuba Pasaje a la Naturaleza. Ha participado en dos tomos. Ha publicado el libro Cuba Pasaje a la Naturaleza. Guanahacabibes, 2009 (Mención Premio Nacional de la Crítica Científica, 2010). Cuba Pasaje a la Naturaleza. Holguin, 2015 (Premio Rosa Elena Simeón).

Cuenta en su haber con múltiples artículos de divulgación científica en revistas especializadas en naturaleza. Ha sido colaborador del sitio Web Naturarte y del periódico digital El Explorador.

Ha publicado: El turismo de naturaleza en Pinar del Río. Una opción para el desarrollo sostenible (Ponencia presentada en el Simposio Guanahacabibes 97), 1997. Reserva de la Biosfera Península de Guanahacabibes, una propuesta para el turismo internacional (I Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Congreso de Conservación y Manejo de la Diversidad Biológica. Palacio de las Convenciones), 1997.

El Jardín Botánico de la Habana (JBH) Renace como Ave Fénix. La Quinta de los Molinos del Rey, una historia para contar. Rev. Excelencias del Caribe. Salto Fino, la mayor cascada de Cuba y el Caribe Insular. Rev. Excelencias del Caribe y Periódico Digital El Explorador.

Dedicó 10 años al estudio y la conservación de la flora y la vegetación de la Península de Guanahacabibes, Fundador y director de la Estación Ecológica La Bajada, Pinar del Río. Subdirector técnico del “Jardín Quinta de los Molinos”.

Miembro de la Sociedad Espeleológica de Cuba, del grupo de fotonaturaleza. Naturarte, de la Sociedad Cubana de Botánica y de la Sociedad Cultural José Martí.

Es un excelente fotógrafo naturalista. Miembro de la Sección de Fotonaturaleza de la Sociedad Cubana de Zoología. Así como de la Asociación Cubana del Audiovisual. Sus fotografías han sido publicadas en revistas especializadas nacionales de distribución internacional, así como en libros y otras publicaciones. Ha ganado múltiples premios como fotógrafo de naturaleza en diferentes concursos nacionales e internacionales

Ha sido miembro, como camarógrafo y jefe de fotografía, de varias productoras de audiovisuales promocionales de turismo y en la realización de documentales especializados. Con la productora Palmarito y otras… Sus fotos han estado presentes en exposiciones individuales y colectivas en varias galerías del país.

Jefe del Programa y Asesor para la cinegética y el producto de naturaleza de la Empresa Nacional de Flora y Fauna. Fue subgerente de la firma Ecotur en Holguín. Ha practicado los deportes de alto riesgo y el buceo contemplativo.

Orlando ha descendido la mayor cascada de Cuba, Salto Fino. Ha subido los mogotes de Viñales. Se conoce como nadie la Península de Guanahacabibes. Ha escalado Pico Cristal y el Pico Turquino. Ha descendido el río Toa y el Cuyaguateje. Ha estudiado el Salto del Guayabo, el puente natural del Bitirí y la Punta de Maisí.

En resumen, él ha ido de extremo a extremo del país, ha recorrido sus cayerías, siempre con la mochila al hombro en largas jornadas. Ha descendido a sus más profundas simas y ha escalado las más altas cimas.

Pero, sobre todo, Orlando Sotolongo Escobar, es un excelente ser humano. Un gran amigo. Tiene la virtud de que se entrega con amor y transparencia a sus amigos y la fidelidad es su más elevado estandarte.

Por ello y muchas cualidades más. Orlando Sotolongo Escobar es ejemplo de un gran hombre.