Traducir

PARQUE NACIONAL ALEJANDRO DE HUMBOLDT. ENTORNO DE FANTASÍAS.

Mundo Natural

Si un lugar de Cuba permite sentirse en los orígenes del mundo, a expensa de que en cualquier momento aparezca un “dinosaurio”. El Parque Nacional Alejandro de Humboldt es el sitio ideal. Es un escenario de fantasías para vivir el mayor sueño acariciado por todo amante de la naturaleza cubana, explorarlo.

Ubicado entre Holguín Guantánamo, ocupan el macizo montañoso Sagua-Baracoa y contiene el hábitat natural más importante y significativo de todo el Caribe insular. Su diversidad biológica terrestre y marina ocupa una superficie de 70 680 ha, de ellas, 2 250 es marina y 68 430, terrestre.

Más de la mitad, 37 500 ha, pertenecen al territorio de Holguín. Por ocupar el extremo oriental de la provincia holguinera, ha recaído en la provincia de Guantánamo, en especial Baracoa, tiene una incidencia más marcada en la administración del Parque.

Es la más importante área protegida estricta del país. Fue declarado Sitio Patrimonio Mundial de la Humanidad en el 2001; constituye el núcleo de la Reserva de Biosfera Cuchillas del Toa.

Cuba para alcanzar estas categorías argumentó que el tamaño, la diversidad altitudinal y las litologías complejas de formas terrestres, han traído como resultado una gama de ecosistemas y especies sin igual en el Caribe insular.

El Parque constituyó un sitio refugio de flora y fauna en la era del Mioceno-Pleistoceno. Entre veinticuatro y dos millones de años de antigüedad. Hasta hace apenas 10 000 años atrás, particularmente en las eras glaciares.

Por ello, cuando llegaban los primeros aborígenes a la región de Mayarí, en un punto muy cercano a este Parque, concluía la colonización territorial y el asentamiento fundador de un territorio excepcional. De ahí los elevados valores para la biota del Caribe.

Montañas que lloran

Los ríos que fluyen desde los picos del Parque, están entre los mayores del Caribe insular, otorgándole una gran diversidad biológica de agua dulce.

La geología, está compuesta por rocas de serpentinitas, peridotitas y calizas, contribuyen a la evolución de las especies y comunidades sobre rocas ultrabásicas que representan un desafío para la supervivencia vegetal.

Las Cuchillas del Toa se extienden al sur de la ciudad de Moa. Ocupan el espacio de los valles de las cuencas de los ríos CastroMoaCalentura y Jiguaní. En su entorno se ubican los famosos Farallones de Moa, constituidos por rocas calcáreas.

Estas aguas son parte de las responsables de la mayor espelunca del oriente septentrional, la caverna de Moa, con más de cuatro kilómetros de longitud, declarada Monumento Nacional.

Cerca de ese punto nace el río Toa, el más caudaloso de Cuba. Descender desde sus cabezadas hasta la desembocadura, es aventura de quince días. Es una experiencia única el recorrer valles y montañas menos explorados del país y salvar el llamado salto del Toa.

De la historia a la realidad diaria

En estos escenarios se formaron los principales palenques de cimarrones durante el período esclavista. Las montañas locales fueron testigos de las ansias de libertad de los negros esclavos. Desde 1747 existen referencias de dichos asentamientos en la región. El más célebre de ellos, por los estudios y sus dimensiones, fue el palenque El Fríjol. Uno de los más importantes en la historia de Cuba.

Las comunidades de La Melba y La Naza, con trescientas ochenta y dos personas son los principales asentamientos en el corazón del Parque. Sus habitantes todos campesinos y técnicos del parque se dedican a la agricultura, la silvicultura, la conservación y la vigilancia del Parque.

El mundo de las plantas

Es el mundo boscoso más sensacional de la isla. De las veintiocho formaciones vegetales definidas para Cuba, dieciséis se encuentran representadas en este gran ecosistema. Ello la convierte en una provincia biogeográfica singular y mayor remanente de los ambientes montañosos conservados del país.

Todas estas cualidades lo declaran como el sitio más importante para la conservación de la flora endémica del hemisferio occidental, con casi el setenta por ciento de endemismo y la existencia de 1302 plantas superiores (espermatofitas), de un estimado superior a las 1800 especies.

Hasta hoy más de 905 son endémicas y más de 343 de ellas, exclusivas de la región. Incluyendo cinco especies de las llamadas plantas carnívoras, en realidad insectívoras, como la Pinguicola lignícola, única de hábito epifito en Cuba.

Entre muchas maravillas, es el reino más auténtico de bosques de pinares del país. Constituido por Pinus cubensis. Sumado a este ecosistema se desarrolla, además, un bosque siempreverde en contraposición con el conservado charrascal del oriente insular local.

La más antigua fauna viviente de Cuba

Su fauna está constituida por una biodiversidad exclusiva y variada. Las tasas de endemismo de vertebrados e invertebrados son elevadas. Muchas especies se encuentran amenazadas por vivir en pequeños espacios de dispersión, por su singularidad, representan procesos evolutivos únicos.

Insectos (la mayor cantidad), moluscosarañasreptilesanfibios entre ellos el Eleutherodactylus iberia, considerada una de las ranitas más pequeñas del mundo. Ciento cincuenta especies de aves, casi el cincuenta porciento de los reportes nacionales.

Entre ellos doce endémicos, encontrándose en amenaza de extinción el gavilán colilargo, el camao y el catey. Si en algún lugar podría vivir hoy el carpintero real, es en este medio. Por ello, no se pierden las esperanzas de que un día, se encuentre.

Luego de este resumido recorrido por un espacio natural de tanta significación regional, se llega a conocer a aquel “dinosaurio” ansiado. La sorpresa es mayúscula, cuando el explorador se entera, que, entre los mamíferos, el más significativo sobreviviente en esta localidad, de cuando los saurios dominaban el planeta. El minúsculo almiquí (Solenodon cubanus).

Especie de la familia de las musarañasinsectívora nocturna, pueden pasar meses y años sin avistarse alguna en su medio natural. La población, aunque en vías de extinción, vive en este lugar.

Los especialistas del Parque consideran que, gracias a las medidas de protección y preservación, el pequeño-gigante podrá ser, por muchos años, el vestigio vivo exclusivo de “la tierra más hermosa que ojos humanos han visto”.

Pedro Luis Hernández Pérez

Pedro Luis Hernández Pérez

Miembro Ordinario de la Sociedad Espeleológica de Cuba
Login with your Social Account

Mantente Informado, Suscríbete

Semanario CUBA SUBTERRANEA