Traducir

¿UNA ESPECIE LLAMADA CARACOL ERIZO?

Jane Herrera Uria

Jane Herrera Uria

Bióloga Especialista en Malacología

Fotos: Raudel del Llano

¿A quién no le gustan los caracoles del mar? ¿Quién alguna vez, aunque fuera de niño, no recolectó en la orilla de la playa conchas marinas? Sin embargo, cuando nos preguntan si nos parecen bonitos o llamativos los caracoles de tierra o también llamados de jardín, seguramente la respuesta es negativa. Pero lo cierto es, que dentro de la fauna cubana, los caracoles terrestres son sencillamente maravillosos, ya que poseen gran diversidad de formas y colorido, siendo de los aspectos que más se destacan en este grupo de moluscos.

Hoy les traemos un ejemplo de un llamativo caracol, que además de ser endémico local de la provincia Pinar del Río, posee una de las formas de la concha más curiosa que se puedan observar y es por lo que este pequeño invertebrado es conocido comúnmente como “caracol erizo”.

Este carismático molusco terrestre lleva por nombre científico Blaesospira echinus (Wright in Pfeiffer, 1864) y pertenece a la familia Annulariidae (Mollusca: Gastropoda: Prosobranchia), la segunda con mayor número de especies dentro del Archipiélago cubano. Espinosa y Ortega en 1999, plantearon que en esta especie se distinguen tres subespecies: echinus, infiernalis, y lucifer. Todas son endémicas locales y viven sobre farallones calizos en la provincia de Pinar del Río. La primera subespecie en la Ensenada del Queque, y las dos últimas, en la Sierra del Infierno.

Las conchas de estos moluscos son de forma helicoidal y de pequeño tamaño, apenas 8 mm de altura. Se caracterizan por tener las vueltas completamente sueltas, adornadas con cuatro hileras de espinas huecas y elevadas que se disponen en series axiales y espirales. Muchos autores consideramos que estos extraordinarios diseños, que recuerdan a los erizos, son de las formas más espectaculares sin duda alguna de todo el continente americano.

De la biología de estos animales se conoce muy poco. Apenas algunos escritos donde se reporta que el caracol erizo ha sido depredado por un gastrópodo terrestre carnívoro Rectoleacina cubensis (Orbigny, 1842). De manera general, podemos decir que no existen investigaciones acerca del ciclo de vida, reproducción, alimentación o ecología de las poblaciones; así mismos son nulos los estudios en cuanto a la filogenia de este grupo zoológico.

Lo que puede deberse a que Blaesospira echinus ha sido difícil de colectar en la naturaleza puesto que fue descrita en 1864 y redescubierta sólo 70 años más tarde (Jaume, 1935). Después, muchos fueron los trabajos de diversidad biológica que se realizaron en la región de Pinar del Río y desafortunadamente las poblaciones no fueron encontradas. Lomba y González (2002) encontraron una nueva localidad en los paredones de Sierra de los Acuáticos, en la Sierra de Viñales, y Oliva y Real (2009) mencionaron al caracol erizo entre una de las especies colectadas en sus viajes de campo.

En nuestro país son muchas las especies, especialmente de invertebrados, que requieren ser estudiadas. Y para continuar contribuyendo con la divulgación del conocimiento sobre las mismas, en próximos artículos les seguiremos mostrando más interesantes y atractivas especies de caracoles terrestres cubanos.

Login with your Social Account

Mantente Informado, Suscríbete

Semanario CUBA SUBTERRANEA